Nicaragua: El momento de la unión es ahora

La Unión entre los nicaragüenses que deseamos libertad, justicia, paz y democracia es condición indispensable para el cambio democrático en Nicaragua.

Esta Unión, debe erradicar para siempre los problemas que han llevado a Nicaragua, después de casi doscientos años de vida independiente, a la situación actual de dictadura, violaciones de derechos humanos, atraso institucional y pobreza.

Esta Unión, efectiva a partir de un proceso que ya inició, nos permitirá transitar hacia esa Nicaragua nueva, sólida y robusta, con democracia institucional que impulse un modelo de desarrollo pacífico basado en una legítima e incluyente representación y diálogo entre los diversos sectores de la sociedad. Esto implica, un cambio en la forma de hacer política que conlleva concordancia de voluntades entre la ciudadanía.

Esta Unión, no será una coalición electoral, diseñada para una contienda específica, sino una Unión basada en un acuerdo de país que una vez logrado el triunfo electoral, perdure indefinidamente y camine por una senda trazada de reformas políticas, sociales y económicas. Esta senda de reformas, previamente consensuadas, evitarán que los nuevos gobernantes se desvíen de la voluntad popular y el consenso nacional, como ha sido en repetidas ocasiones.

La lucha que actualmente enfrenta Nicaragua no es una lucha ideológica. No es una lucha entre izquierdas y derechas. Es una lucha entre una democracia y una dictadura. Una lucha contra una dictadura culpable de crímenes de lesa humanidad documentado por varios organismos de derechos humanos. Estas violaciones han sido cometidas contra liberales, conservadores, renovadores, socialcristianos, socialdemócratas, religiosos, independientes, pueblos indígenas, afrodescendientes, campesinos y en contra de sandinistas. Creemos que la Unión deberá acoger por igual y sin sectarismos las diferentes expresiones que conforman el espectro sociopolítico nicaragüense, sin recriminaciones del pasado -pero sin olvidarlo, con humildad y dejando a un lado las diferencias a favor de un bien común mayor.

Pertenecer a esta Unión no significa perder identidad, más bien, es un reconocimiento a las diferencias, y entender que la unión hace la fuerza, permitirá construir una alianza invencible.

Este es el momento de Nicaragua, de construir un futuro con una alianza de todos los que queremos libertad, justicia, paz y democracia. Aquí nuestra propuesta de decálogo para esa Nicaragua que sí es posible:

  1. No reelección, ni caudillismo.
  2. Estado de Derecho. Independencia de los poderes del Estado. Sistema judicial independiente e imparcial. Rescate de la soberanía nacional y derogación de la Ley 840 y la Concesión canalera.
  3. Sistema electoral independiente, transparente, con irrestricta observación nacional e internacional.
  4. Verdad, justicia, reparación, garantía de no repetición y no a la impunidad a los crímenes de lesa humanidad.
  5. Una profunda reforma a la Policía Nacional y la garantía de un Ejército Nacional que cumpla su papel constitucional con rigor.
  6. Irrestricta participación política de los ciudadanos, sin discriminación alguna. Autonomía universitaria plena, regional y municipal.
  7. Guerra frontal a la corrupción y a la impunidad.
  8. Política social enfocada en los más necesitados, pobres y vulnerables, sin preferencias ni clientelismos partidarios. Salud y educación de calidad.
  9. Respeto a la propiedad privada y una economía de mercado, moderna, competitiva, responsable con el medio ambiente y con oportunidades para todos.
  10. La continua construcción de un consenso nacional para reafirmar la voluntad conjunta de convivir en paz y justicia respetando las diferencias políticas, religiosas, culturales y étnicas, de género, o preferencias de cualquier índole.

Este decálogo es nuestro aporte al gran acuerdo de Unión. Instamos a los diferentes actores del país, movimientos sociales, partidos políticos, organizaciones y colectivos, entre otros, a sumarse a esta propuesta de acuerdo de país y a dar sus aportes para afianzar una Unión sólida, cohesionada y duradera. El momento es ahora. La Unión hace la fuerza.

Descargar documento PDF aquí

Comparte en:

Publicaciones Recientes

Solidarios con la Unidad Sindical Magisterial

Un sector altamente expuesto por la falta de medidas por parte del régimen está siendo los miles de docentes y personal de apoyo del sistema de educación pública. Nicaragua es el único país del continente en no suspender las clases y fue uno de solo 3 países en el mundo de no haberlas suspendido. En […]

Sanciones personales son autoimpuestas por violaciones a derechos humanos

Las sanciones de hoy de los Estados Unidos a Julio César Avilés, jefe del Ejército y a Iván Acosta, Ministro de Hacienda y Crédito Público, constituyen un respaldo a la lucha de la ciudadanía nicaragüense por la democracia y el respeto a los derechos humanos. Son, en esa misma medida, un contundente golpe a la […]

Indefensión ciudadana

Una vez más denunciamos ante la comunidad internacional, a la Organización Mundial de la Salud (OMS), Organización Panamericana de la Salud (OPS) y organismos mundiales de Derechos Humanos la grave situación que está padeciendo el pueblo de Nicaragua. Una vez más denunciamos al régimen Ortega Murillo que sigue minimizando la pandemia, y sigue sin tomar […]