Hoy tres de mayo, Día Mundial de la libertad de prensa exigimos el cese a la criminalización del ejercicio periodístico, reiteramos nuestra demanda de libertad a los periodistas Lucía Pineda Ubau, Miguel Mora, Edwin Carcache, Hanzel Vásquez, Marlon Fonseca Román, Marlon Jerónimo Powell, el retorno seguro de los 68 periodistas exiliados, la devolución y reintegro de bienes confiscados y licencias y la entrega del material retenido en aduana. Recordamos también al periodista Ángel Gahona asesinado mientras ejercía su trabajo.

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia ha reiterado a la delegación de Gobierno que las sanciones que la comunidad internacional ha impuesto, han sido contra funcionarios públicos que han participado en la violación de derechos humanos, corrupción y fraudes electorales.  El Gobierno, con sus acciones de abuso sistemático a los derechos humanos y su corrupción son los verdaderos responsables de dichas sanciones y son ellos, las personas sancionadas, los afectados.  Rechazamos la campaña engañosa, mediante comunicados falsos a la verdad que pretende hacer ver estas sanciones como perjudiciales a los más pobres y humildes, cuando en realidad afecta a los funcionarios señalados por sus actos de corrupción y violación a los derechos humanos.

La Alianza Cívica considera que el verdadero camino para una efectiva suspensión de sanciones pasa por la liberación de los presos políticos, la libertad de expresión y de ser informado, el derecho de movilización, el retorno seguro de los miles de exiliados y la búsqueda de la justicia y la democracia entre otras cosas.  Son estas acciones, y no un llamado vacío e insustancial a suspenderlas, lo que efectivamente traerá el ambiente de confianza que tanto anhela el Gobierno.  La falta de voluntad del Gobierno de avanzar con acciones concretas a cumplir con los acuerdos ya firmados son el verdadero tranque que impide la búsqueda de una solución a la actual crisis.

Desde un principio, la Alianza Cívica ha reiterado que la confianza en la negociación se genera por el cumplimiento y no simplemente con declaraciones líricas que no sustituyen el compromiso de cumplir los acuerdos.  Desde la definición de la Agenda de la negociación, la Alianza acordó que con relación a las sanciones se tomara la siguiente acción:

«Una vez logrados los acuerdos en la mesa de negociación, ésta realizará gestiones internacionales para la obtención de apoyos a la implementación de los mismos. En su momento, y de común acuerdo entre las partes, se hará un llamado a la comunidad internacional a suspender sanciones para facilitar el derecho al desarrollo humano, económico y social de Nicaragua, favoreciendo a los sectores más vulnerables de la población.»

La Alianza Cívica expresa que la aplicación de potenciales sanciones generales, que generarían efectivamente efectos no deseados en la población y que no las ha solicitado la Alianza, será única y exclusivamente responsabilidad del Gobierno y su falta de cumplimiento.

Reiteramos la voluntad de diálogo en la búsqueda de una solución pacífica a la crisis, que pase por la libertad plena, la verdad, la justicia y la celebración de elecciones libres, transparentes y anticipadas.

 

Dejenos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.