Hoy 26 de mayo del 2019, el gobierno de Nicaragua volvió a violar el derecho humano y constitucional que tienen los nicaragüenses a movilizarse. En esta línea, también siguió incumpliendo el acuerdo de Fortalecimiento de Derechos y Garantías Ciudadanas firmado el 29 de marzo de 2019 en la Mesa de Negociación. A pesar de que el Gobierno de Nicaragua dice diariamente que «tiene voluntad de diálogo y está avanzando en el cumplimiento de los acuerdos», los hechos y sus acciones muestran lo contrario.

Ya es una política sistemática y generalizada del Gobierno de Nicaragua, hacer uso irresponsable, irracional y desproporcionado de la fuerza. Sin embargo, en la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia no nos cansaremos de denunciar estos atropellos y la insostenibilidad de esta situación. Primero se le negó de manera injustificada el permiso a la Unidad Nacional Azul y Blanco para realizar el día de hoy una marcha por la liberación de los presos políticos, conmemoración de la masacre del día de las madres y en honor a Eddy Montes, preso político asesinado en la cárcel Modelo. Luego, ante la determinación de la ciudadanía por ejercer su derecho a la movilización, la Policía Nacional desplegó un contingente de fuerzas antidisturbios que impidieron la concentración de los ciudadanos.

Saludamos y felicitamos a los ciudadanos que en medio de las amenazas e intimidaciones no desisten de seguir ejerciendo sus derechos humanos y constitucionales. Asimismo, nos solidarizamos con los dueños de negocios que sufrieron represalias por unirse al Paro Nacional del jueves 23 de mayo. En la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia seguiremos trabajando para que los ciudadanos puedan ejercer sus derechos en completa libertad y sin temor a ser reprimidos. La lucha cívica y pacífica sigue siendo el camino para una salida constitucional, institucional y a través de elecciones libres y adelantadas.

Dejenos un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.